El espacio donde soltar todo lo que me llama la atención de esta otra realidad, con algo de humor, cosas de Huelva, y todo lo que se me vaya ocurriendo

martes, 3 de febrero de 2009

La ciudad donde vivo me empieza a dar yuyu

Quizá por conocer un poco más el origen de la ciudad donde vivo, Huelva, me dio por indagar un poco sobre esta, y no se si por que me ha cogido en una hora tonta o por que voy a tener que empezar a plantearme seriamente una revisión de la azotea, a través de una loca asociación de ideas he llegado a una conclusión aterradora...




¡Vivo en la fortaleza del demonio!

Pues si, me he quedado un poco "acongojado", y es que buscando los orígenes del nombre de Huelva observo que según la Wikipedia la idea más extendida es que su nombre original era Onuba, resulta que Onuba que realmente es "Ὄνοβα" viene del término fenicio "Onos Baal" el cual significa "Fortaleza de Baal".
Ahora bien, ¿Quien era Baal?.

Baal, siempre según la Wikipedia era una divinidad de varios pueblos de Asia Menor y su área de influencia, su significado se aproxima al de amo o señor, y era el dios de la lluvia y la guerra.
Hasta ahora todo bien, ningún problema, vivo en un sitio que es la casa de un dios, fantástico, no se, como que te da cierto "caché" viéndolo así.
Lo malo es cuando sigo leyendo, y me encuentro que en el cristianismo y en el judaísmo Baal es considerado un dios falso, o sea, un demonio... y aquí es donde veo como se va por el water mi buen rollito.

A partir de aquí cito textualmente: "En demonología es el principal rey del infierno, tiene a su servicio sesenta y seis legiones de demonios. Tiene el poder de hacer invisibles a quienes lo convocan, puede volver a un hombre en un sabio y según algunos autores es más poderoso en octubre. Se le describe como una combinación entre humano, gato y sapo. En el diccionario infernal aparece con las cabezas de los tres seres y con patas de araña".
Para más "inri", resulta que su nombre aparece asociado a numerosos nombres compuestos, Hanibal, Asdrubal, Babel, Babilonia, Baltasar (vaya otro tema para indagar, ¿será este el Rey Mago?, uffff, mejor ni pensarlo, y yo poniéndole copitas de anís, galletas y agua para el camello), y así llegamos hasta Baal Zvuv o Belzebuth.

¿A que suena el nombre?.

Resulta que Belzebuth, también se puede interpretar como Belcebú, y vuelvo a citar textualmente: "En la literatura cristiana se empleó para designar al Príncipe de los demonios , de acuerdo a la antigua costumbre hebrea de representar deidades ajenas en forma maligna.(...) En el relato bíblico el demonio asume diversos nombres, que corresponden a distintas manifestaciones de su maldad y de las tentaciones de pecado que nos ofrece incesantemente. (...)Es frecuente que se lo denomine Satanás, y también Lucifer, y tantos otros nombres y especializaciones en el mal como creó, con fines didácticos, la imaginación de los predicadores. Este semidios raramente vagaba por la tierra; siempre se mantuvo distante. Se dice que en su templo, violaba menores que eran traídas por esclavos".

¿Entendéis ahora el mal rollito que se me ha quedado?. Eso me pasa por indagar, con lo bien que vivía en la ignorancia.

En fin, que mejor hoy dejo de pensar, por si acaso...

10 comentarios:

  1. Jajajajajaaa mañana de camino al trabajo igual te encuentras otra estatua, esta vez de un dedo medio en posición de iniesto. Tembland, temblad malditos Baal se manifiesta infinito.

    ResponderEliminar
  2. Dicen que los nombres de las personas y lugares tienen algún tipo de influencia en quien lo porta. Pero no hay que hacerse ningún rollo. Yo me enteré que infierno deriva de "in sphaera", o sea "en la esfera" terráquea. Así que todos somos demonios, más buenos o malos que otros, y vivimos en el infierno!!! jajajaja.

    ResponderEliminar
  3. María: Ahora que lo dices me voy a fijar más, lo mismo hasta la encuentro XD

    ResponderEliminar
  4. Hombre Luís, mi madre ya decía cuando era pequeño que era un demonio, pero teniendo en cuenta que también decía que era el niño más guapo del mundo llegó un momento en que hasta me cuestioné no sólo su imparcialidad sino la veracidad misma de sus afirmaciones... lo del demonio fue más o menos cuando conocí a mi primer jefe, y lo de guapo la primera vez que me dieron calabazas XD

    Respecto a lo de que vivimos en el infierno...casi que te voy a dar la razón, y más viendo la que está cayendo y la que se avecina ;)

    ResponderEliminar
  5. ayyyy que me da escalofrios, yo tampoco hubiera querido saber eso del lugar donde vivo, ya lo dice la frase que es mas feliz el ignorante!!
    Que mieditooooo!

    ResponderEliminar
  6. Bueno pues por lo que se ve es una ciudad de un dios bastante poderoso (dios, demonio todo depende del color del cristal con que se mire). Así que mejor estar en una ciudad con alguien tan poderoso que la defienda, no?
    :D

    ResponderEliminar
  7. Nico: Visto así la verdad es que es un consuelo, aunque creo que tampoco se lo curra mucho defendiéndola, más que nada por las manos en las que la deja ;)

    ResponderEliminar
  8. Uh, qué miedito. jajaja. Paso por aquí para agradecerte el favicon de Tríptico y decirte que ya puse el tuyo en nuestro sitio.

    Por supuesto, aprovecho para invitar a los que gustan del jazz a escuchar / descargar nuestra música en http://www.triptico.com.ar

    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Que loco todo lo que te pusiste a investigar, de haberlo sabido seguro no te tomabas el trabajo!!!

    ResponderEliminar