El espacio donde soltar todo lo que me llama la atención de esta otra realidad, con algo de humor, cosas de Huelva, y todo lo que se me vaya ocurriendo

martes, 15 de septiembre de 2009

El Águila que le guía

Para aquellos a los que les gustan las motos, los que han soñado con rodar en una, los que se giran al escuchar su motor rugiendo, los que siguen persiguiendo su sueño por muy descabellado que sea, pero también para los que les gusta una buena historia, una historia real, una historia que nos identifica a muchos.

Con permiso del autor os dejo esto que se que os gustará...

Apenas tenía once años, se llamaba Julio pero todos le decían Julito, de escasa altura debido a su edad, muy moreno, de complexión muy delgada y con unos ojos color de miel que brillaban de inocencia.
Era una tarde de Verano, aquel día, como otros tantos, Julito jugaba con sus amigos al escondite ingles en la castiza Plaza de San Pedro de su ciudad, aquella misma Plaza que le vio nacer y crecer. El Sol ya se rendía de cansancio después de un duro día de trabajo y antes de que Juan, su amigo del alma, contara hasta diez, ya él estaba escondido tras una esquina; extenuado por correr con tanto calor, limpió el sudor de su diminuta frente con su camiseta a la vez que asomaba su media carita por la esquina para no ser sorprendido, se volvió a ocultar plenamente y al darse la vuelta la vio; estaba allí, aparcada, nunca había visto una moto así y sintiéndose presa de la admiración, se sentó en el suelo y comenzó a observarla en todos sus detalles.
La moto era tremendamente grande, pero si se tiene en cuenta la escasa altura de éste niño y que además, estaba sentado en el suelo, ese prodigio de maquina adquiría unas dimensiones desmesuradas para él. Su color, de un brillante negro azabache contrastaba con la abundancia de las muchas piezas cromadas que destelleaban con la luz del Sol. El guardabarros delantero cubría una rueda con los flancos en blanco y sobre él asomaba presuntuosa la cabeza de un águila; en el depósito, un logotipo con unas letras en las que se leía HARLEY DAVIDSON.
Aun no había salido de su asombro cuando de pronto un señor de una edad ya avanzada, con barba recortada, pelo cano y claros síntomas de alopecia se sitúa al lado derecho de la moto y sacando un pedal, presionó una fuerte patada con el pié izquierdo; no arrancó a la primera, ni a la segunda, pero a la tercera se escuchó como el rugido de un león, Julito se sobrecogió del susto y se le abrieron los ojos del espanto pero se tranquilizo viendo la sonrisa de ese hombre que, mirándolo con ternura le preguntaba:
-¿Cómo te llamas?
-Julito- respondió él con voz tímida y titubeante.
-¿Te gusta la moto, Julito?- Volvió a preguntar sonriente el hombre.
Julito, con una mirada dulce como solo los ojos inocentes de un niño pueden transmitir, asintió con la cabeza dejando entender un sí.
-Yo de niño también la deseé- dijo el hombre pellizcando suavemente la nariz de Julito.-Así pues cuando seas mayor, si Dios quiere tendrás una como esta.
Con la moto ya en marcha, Julito se deleitó escuchando ese concierto de pistones que subiendo y bajando componían una sinfonía musical con unos destiempos que ni el mismo Antonio Vivaldi hubiera sido capaz de componer, allegro- presto- allegro; el sonido subía, luego bajaba y cuando parecía que el motor se iba a parar volvía a subir en crescendo y otra vez vuelta a empezar.
El hombre montó sobre su máquina de hierro, miró a Julito y con una sonrisa en los labios se marchó ante la atónita, inocente e ilusionada mirada del niño.
Ese fue el inicio de la pasión que Julito sentiría toda su vida por las dos ruedas, pero solo era un niño, así que de momento, tendría que conformarse con pedirles a los Reyes Magos una bicicleta.
El tiempo pasó y el niño creció, su pubertad transcurrió escuchando discos de Pink Floyd, Grand Funk Railroad, Triana, Alameda, Tequila y un sinfín de grupos de Rock a los cuales conoció de la mano de su hermano; durante la adolescencia comenzó a cursar sus estudios en el Instituto Politécnico y esta etapa para él fue otro revulsivo en su vida, escuchó Heavy Metal, bebió su primera cerveza y conoció a su primera chica, y casualmente todo estaba ligado estrechamente con su primera ilusión, las motos custom.
No pasó demasiado tiempo cuando por fin tuvo su primera guitarra eléctrica, negra como su primera ilusión, un pequeño amplificador y un distorsionador para no dejar tranquilo a los vecinos, y después su primer ciclomotor, una motillo roja, como la sangre que corría por sus venas, y con ella hizo sus primeros pinitos sobre el asfalto hasta entender que solo hay dos tipos de moteros, los que se han caído y los que se van a caer, él ya estaba en el primer grupo.
Por desgracia el tiempo no es algo estático sino que avanza y siempre corre en tu contra, pero por más que este transcurría, a Julito no se le olvidaba aquella moto negra que rompió su niñez en dos mitades, alcanzó la edad de la madurez, con cuarenta y un años y ya casado y con un hijo compró su primera motocicleta, una custom de pequeña cilindrada negra como la moto de sus sueños de infancia.
Muy pronto quiso cambiar a una cilindrada mayor y vendió esta moto, pero los vientos no solo no corrieron favorables sino que se unieron al tiempo para correr en su contra, el poco dinero que había conseguido para su moto nueva se lo robaron y el hombre ya hecho, sumido en una profunda tristeza, volvió a ser niño para poder romper a llorar en un mar de lágrimas de impotencia y rabia contenida.
Y sucedió que Julito no era tan débil como parecía ser, fue como el junco, que si el viento sopla con fuerza lo doblega pero cuando éste amaina vuelve a enderezarse y a mostrarse erguido, y como si de un Ave Fénix se tratase, volvió a renacer de sus propias cenizas.
Con el dinero que había entregado compró otra moto, una dos y medio, y en esta ocasión bicolor, negra como la de sus sueños y roja como la sangre que seguía corriendo por sus venas; una sangre que seguiría alimentando una ilusión infantil que ni el abatimiento ni el tiempo pudieron borrar de su memoria.
Una vez más plantó los pies con fuerza en el suelo y como si de una nueva época de Renacimiento se tratara, se sintió como si él mismo fuese la Primavera de la vida y se dijo a sí mismo:
-Esta moto te llevará donde tú quieras, como a ti te gusta, buscando la soledad o compartiéndola con tus amigos, no te marcará una hora pues rodará contigo sin tiempo, sin rumbo y sin destino, no le da miedo ni del agua, ni del viento, ni del frío; vamos cógela ahora y móntate que desde este momento eres tú su señor y dueño, que aun eres joven y algún día tendrás la moto de tus sueños.
Y así lo hizo, se monto, rodó sobre el asfalto mirando al horizonte y junto a él, el águila que siempre le guía en su camino, siguió soñando lo que soñó desde que era niño, cabalgar en el futuro sobre su deseado caballo de hierro, sobre una preciosa Harley, sobre su preciado corcel negro.
Julito ya tiene barba recortada, ya tiene síntomas de alopecia y alguna que otra cana en su pelo que tiñe su cabeza de tonalidades grisáceas como aquel señor, quizás sea porque se va acercando el momento de no soñar mas despierto, pero a él le gusta contar con la voluntad divina y su sueño se cumplirá solo si Dios así lo desea.
Mientras tanto, y a la espera de ese día, él seguirá rodando sobre su moto bicolor, a la que cariñosamente llama “Improba Sorte”, y seguirá siendo visto surcando en solitario la jungla del asfalto, dormirá solo por saber que sueña para seguir soñando, custodiado por un águila que al amanecer del siguiente día se alzará en un vuelo alto y con sus alas bien abiertas, allá desde las nubes le seguirá guiando.

75 comentarios:

  1. Tenemos que perseguir nuestros sueños, no importa el tiempo que nos tome. Son nuestros sueños y son los que nos mantienen vivos e ilusionados.

    ResponderEliminar
  2. Mmm... sin palabras me encanto, que importante es nunca perder la esperanza de ver un sueño cumplido ademas los sueños tambien nos dan vida y mucha ilusion.

    ResponderEliminar
  3. Una historia realmente hermosa! Un grandiiisimo abrazo desde Costa Rica!! = )

    ResponderEliminar
  4. Que güena las letras de EL PUTAS. Insuperable.

    ResponderEliminar
  5. Y es así cómo sucede con las motos. El motero siempre tiene pasión por ellas; podrá tener uncoche pero siempre llevará las dos ruedas dentro.

    ResponderEliminar
  6. Desde el día 15 de Septiembre se encuentra abierto el plazo para la inscripción en el "I VillaBlog - Comarca de Doñana".

    El "I VillaBlog - Comarca de Doñana" es un encuentro de Blogs que se celebrará el próximo día 24 de Octubre en Rociana del Condado (Huelva) al que asistirán personas interesadas en el mundo de los Blogs (tengan o no tengan uno) y que servirá para formarse, dar a conocer tu blog y pasar una jornada de convivencia en un enclave rural con actividades muy variadas. Puedes encontrar más información e inscribirte en VillaBlog.net.

    ¡No te lo pierdas!

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno super reflejados los sentimientos de los moteros!

    ResponderEliminar
  8. hola amigo mi visita es para decirte que mi blog Meditaciones en el Mar Rojo cumplió su 1er aniversarío y te einvito a que recojas premios y regalos que quiero compartir contigo,abrazos de luz desde israel te desea , helen.

    ResponderEliminar
  9. espectacula relato, amo las motos la adrenalina y la felicidad que brindan nada en este mundo puede hacerlo.

    ResponderEliminar
  10. Me encanto!!!! para nunca perder la esperanza!!! Saludos

    ResponderEliminar
  11. MUy bueno!!! Muy bueno!! Nunca dejemos de soñar!

    ResponderEliminar
  12. Siempre hay que luchar por los sueños, es una historia de adrenalina y coraje que si sabemos apreciarla podemos aprender de ella.
    un saludo!

    ResponderEliminar
  13. Gran historia, gran relato, gran vida la de los moteros en general. La filosofía de vida libre que encuentra el motero es difícil de explicar y de encontrar comparación con otros estilos. La forma de vestirse, con cueros y cascos que encierran una personalidad tan amorosa con la vida, la aventura y la moto misma que nunca podría pensarse.

    Insisto y reitero. Gran historia es la que han traído para todos vosotros.

    ResponderEliminar
  14. Me ha gustado muchisimo leer este texto, aunque me he puesto un tanto triste al recordar a algunos compañeros caidos en la carretera, pero despues de leerte me doy cuenta de todo lo que significa ser motero.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  16. Me gusto mucho leer tu post, has hecho que tenga muchos sentimientoes encontrados
    Seguire persiguiendo mis sueños
    algun dia los lograre
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  18. No me gustan las motos, pero el texto es precioso!

    ResponderEliminar
  19. Muy bueno el blog,  muchas notas muy interesantes, visiten mi blog de Psicologia

    Saludos

    ResponderEliminar
  20. linda historia, el luchar por los sueños, el tener pasión por lo que se hace o se quiere, lindo ejemplo de vida.

    ResponderEliminar
  21. Interesante reflexión. A perseguir nuestros sueños!

    ResponderEliminar
  22. Si bien nunca tuve una moto, este blog me anima a en algún momento contar con una!
    Muchas gracias por compartir

    ResponderEliminar
  23. Me gustó la historia, creo que tanto los amantes de las motos como nosotros los que amamos salir en autocaravanas tenemos mucho en común, las historias, el gusto por la aventura, la naturaleza, etc.

    ResponderEliminar
  24. Si soy aficionado a las motos; y este relato me ha emocionado.
    Este Blog es de lo mejor, los relatos o articulos que aqui se publican siempre me caen de maravilla.

    ResponderEliminar
  25. Excelente artículo, ha sido un gusto leerlo. Aporta muchas verdades...

    ResponderEliminar
  26. Esto me pareció haberlo leído en algún lado. Es el fragmento de algún libro?

    ResponderEliminar
  27. Es muy inspirador el relato. Hace mucho que no publicas nuevos artículos, ¿Para cuándo un regreso triunfal a la web?

    ResponderEliminar
  28. Muy didactico el relato.Gracias por el aporte

    ResponderEliminar
  29. Que buena historia inspira a esforzarse por tus sueños.Gracias por tan buen aporte

    ResponderEliminar
  30. Gracias por la historia, muy buena de verdad.

    ResponderEliminar
  31. muy buen post!! hermosa la historia!! llevo tiempo leerla pero valió la pena!! ojala subas mas de estas!! te felicito por el blog

    ResponderEliminar
  32. Precioso post, seguid deleitandonos con tan buenos articulos

    ResponderEliminar
  33. Que güena las letras de EL PUTAS. Insuperable.

    ResponderEliminar
  34. La afición que crean las motos pocas cosas la superan,,,,ese sentimiento de libertad,,,de unión con ella...

    ResponderEliminar
  35. Un muy buen mensaje sobre todo en éstos momentos en que los sueños parecen que nunca llegan a realizarse.

    ResponderEliminar
  36. Muy positivo tu post, realmente ese debería ser el mensaje de optimismo para poder luchar hasta alcanzar nuestras metas.

    ResponderEliminar
  37. que experiencia mas hermosa, gracias por compartirla

    ResponderEliminar
  38. Que bueno leerte asi de esta manera, un placer!

    ResponderEliminar
  39. El águila hay que prestar atencion a este tipo de señales de la vida. alguna vez vieron un àguila?

    ResponderEliminar
  40. Si tienes razon con lo que dices alguna vez has leido el libro "el aguila gris"?

    ResponderEliminar
  41. Hey yo si lo he leido lo encontre ahce mucho tiempo en una barata y me parecio un libro sin desperdicio, que bueno poder leer aqui que alguien mas lo conoce.

    ResponderEliminar
  42. Los sueños no son un desperdicio muchas veces y mas alla del psicoanalisis pueden constituir señales

    ResponderEliminar
  43. Emociona ver cómo se puede transformar una historia corriente en algo tan bonito. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  44. que inetresante, siempre me hace pensar estas cosas! gracias!

    ResponderEliminar
  45. Me gustó mucho la historia, es importante no perder nunca de vista los sueños, porque si se persevera en ellos tarde o temprano se consiguen.

    ResponderEliminar
  46. Muy linda la historia, si cres en tus sueños y luchas por ellos no hay duda que se harán reaidad!

    ResponderEliminar
  47. la verdad que es muy lindo el relato. lo voy a compartir con mis amigos

    ResponderEliminar
  48. la verdad que muy bueno el relato. me encantó. es muy cierto que hay que seguir nuestros sueños porque ellos nos identifican!!

    ResponderEliminar
  49. Una bella historia, lo que nos afirma que no debemos perder de vista nuestros sueños, porque si perseveramos, se harán realidad!

    ResponderEliminar
  50. Hermosa historia, con una bella enseñanza, lucha por tus sueños, porque sólo así se harán realidad!

    ResponderEliminar
  51. la verdad que es una muy linda historia. me gustó mucho y la voy a compartir con mis amigos!!

    ResponderEliminar
  52. muy lindo relato. me encantó. es muy lindo ver que la gente ecriba así. felicitaciones!!

    ResponderEliminar
  53. Muy linda historia!,que nos dice que no debemos perder de vista nuestros sueños, porque se harán realidad.

    ResponderEliminar
  54. muy lindo relato. me encantó. me gustaría poder escribir cosas así de bellas. felicitaciones!!

    ResponderEliminar
  55. excelente escrito. la verdad que me encantó y me gustaría poder leer más de este tipo de cosas en la web!!

    ResponderEliminar
  56. muy lindo el relato. la verdad que me gustaría leer más cosas como estas en la web!!

    ResponderEliminar
  57. creo que el relato deja muchas cosas en claro! felicitaciones

    ResponderEliminar
  58. TE felicito por este precioso relato!!

    ResponderEliminar
  59. Precioso, me ha gustado mucho el relato y me ha ayudado a pensar.

    ResponderEliminar
  60. Ami me encantan las motos y este articulo me ha gustado muxo, muchas gracias por la información.

    ResponderEliminar